Cuando tenía 9 años publicaron un artículo mío en el diario de Carlos Paz (gran valor). Lo redacté en la clase de computación mientras todos jugaban al buscaminas o con el Paint, y aunque usted no lo crea hablaba sobre la crisis económica del 2001. ¿Qué sabía yo de eso? Poco y nada, más que lo que escuchaba cuando mis abuelos ponían el noticiero o programas de política a la noche, pero sí sabía leer el panorama emocional de las personas que me rodeaban, y eso a mí me bastó para escribir una nota que hizo llorar a la directora y de ahí, fue directo al Semanario Bamba. Mirando hacia atrás, ahí me dieron la bienvenida simbólica al mundo del Storytelling.

¿Qué tiene que ver esto con lo que soy?
Depende cómo lo veamos, mucho o nada. A pesar de los deseos de mis abuelos de que sea abogada y el sueño de mi madre de que sea traductora, siempre fui un poco la “oveja negra” de la familia. En mi corta vida estudié: Recursos Humanos, Abogacía, Diseño Gráfico, Marketing, Letras y Fotografía. Muchas de ellas simultáneamente. Nada me llenaba, hasta que conocí el Marketing Digital y pude combinar mi pasión por la escritura con la fascinación que siento por las redes sociales.

 

Trabajo de esto hace más de 7 años, manejé desde el Facebook del hijo del kioskero hasta las cuentas del Gobierno de la Provincia de Córdoba. Mi trabajo me llevó por muchos lugares, desde Córdoba hasta Disney. Todo saliendo de la misma pasión: comunicar generando una comunidad que esté esperando escuchar lo que las marcas tienen para decir. También dí clases varios años en la Universidad Siglo 21, en la materia “Herramientas Digitales para Emprendedores”. Y así nació mi amor por este mundo de pequeños-no-tan-pequeños empresarios.

Actualmente trabajo como mentora de mujeres emprendedoras, ayudándolas a encontrar y capitalizar su voz interior y creando marcas con corazón. Además soy Brand Strategist en mi agencia Be Bold, dueña de Rey Baltazar Little Store y en mi tiempo libre hago yoga y brownies.

Mi ex jefe siempre me decía en broma
que mis días tienen 48 horas,
¿te interesa que te enseñe a hacer
un poco de todo como hago yo?