Ser Productiva Cuando Estás Bajón

¿Mejor día para empezar a meterle muuuucho contenido al blog que un lunes primero de mes? CREO QUE NO EXISTE.

¡Bienvenidas! Desde ahora me van a leer mucho más seguido por acá. Por fin pude organizarme para crear contenido que esté bueno (o al menos a mí me parece que está bueno) para el bendito blog que tanto ansié, así que acá vamos.

La realidad es que arranco con este posteo porque fue algo que me pasó durante junio: el mes me dio durísimo. Estuve enferma, mal de salud, tuve que cancelar viajes y eventos por visitas y más visitas al médico. ¡Perdí la cuenta de todas la veces que me sacaron sangre! Y aún así, el mundo no para, y una tiene que laburar… ¿cómo hacerlo cuando lo único que querés es tirarte en el sillón y taparte a ver Netflix con la bolsa de agua caliente? (bueno, creo que me describí mucho, pero se entiende). Les dejo mis recomendaciones que aprendí -a la fuerza- este mes:

  • Aceptar que hay que bajar algunas revoluciones: esto para mí fue clave. Me cuesta muchísimo, pero no me quedó otra. Dicen siempre que el primer paso para cambiar algo es aceptar que tenemos un problema así que vamos a arrancar por ahí.
  • Dividir lo urgente, lo importante y lo que puede esperar: Afortunadamente no soy cirujana y nadie muere si yo no estoy activa dos o tres días. ¿Qué es urgente? ¿A quién le debemos una respuesta, o con quién tomamos un compromiso y tenemos que explicarle nuestra situación? ¿Qué es importante, y qué podemos delegar o pedir ayuda para resolver? ¿Y qué es lo que verdaderamente puede esperar? Esta listita la podés hacer en un bloc de notas o en tu agenda y verlo en papel te va a sacar bastante presión mental.
  • La regla del cero: Ya lo charlamos en mi Instagram. La regla del cero la amo, y si te pesa parar te va a sacar algunos kilos de encima. Hacer al menos una cosa por día es más que cero, tan simple como eso. Seleccioná de lo importante UNA cosa para hacer, y ya podés considerarlo un día productivo.
  • Una playlist copada: La música me cambia el humor al 1000%. Yo me armé una en Spotify que se llama «Motivación para LA BU RAR» y cuando no puedo arrancar, la pongo y no falla. Otra es escuchar algún podcast, o poner de fondo un videito de YouTube.
  • Trabajar cómoda: Por lo general intento cambiarme como si estuviera yendo a la oficina, laburar desde casa a veces se transforma en un look «vivodurmiendo» y no te sacás nunca el pijama. Peeero… esos días en los que cuesta salir de la cama, trabajar en pijama y con una tela suave en el cuerpo me ayuda a levantar bastante el humor.

¿La posta? Esos días que paré el mundo no terminó, nadie se enojó conmigo, todo sigue igual y yo estoy más descansada. Lo ideal es no llegar a ese punto de agotamiento… Creo que la súper productivdad y ser la mujer 100 todo el día está sobrevalorado. PERO si te sentís bajón y aún así querés seguir adelante, ¡espero que estos tips te hayan servido!