Tips para sumar diseñadora gráfica a tu equipo



«No tengo diseñador porque tuve malas experiencias», «no encuentro alguien que me entienda», «no tiene sentido, puedo resolverlo con Canva»… STOP. Este post es una demostración de amor para todas las diseñadoras que he tenido a lo largo de mi vida que me salvaron las papas más de una vez, y que me enseñaron MUCHÍSIMO de diseño, pero especialmente: me enseñaron cómo trabajar con un diseñador.

Antes de arrancar, les voy a decir mi opinión con respecto al diseño gráfico, aplica para empresas y emprendimientos por igual:

  • El diseño es tu diferencial, y cuando está pensado y hecho profesionalmente SE NOTA.
  • ¿Se pueden resolver las cosas con Canva? Sí, claro… pero por algo existe la carrera de diseñador gráfico. Si querés elevarte al siguiente nivel, tenés que profesionalizar tus redes.
  • Para mí, JAMÁS, es un gasto. De hecho cuando recién arrancaba y no podía pagar diseñadora full time, iba pagando de a poco, arranqué con el logo, después fui pagando por posteo, pasito a pasito. Pero siempre lo hice, incluso cuando significaba poner dinero de mi bolsillo porque mi emprendimiento aún no arrancaba.
  • Cuando encontraste a tu diseñador ideal, es como ponerte un zapato de tu talle. Calza perfecto.

Lo que hay que tener antes de elegir un diseñador es una bajada de nuestra marca, tener en claro qué queremos: a quién le hablamos, cómo es nuestro tono, qué vendemos, qué paleta de colores nos gusta, qué tipo de logos preferimos, también todo lo que NO nos gusta es clave tenerlo claro (va a ahorrarte tiempo, cambios y dinero). Aunque ud. no lo crea: los diseñadores aún no leen mentes así que hasta que esa app esté disponible, tendremos que decirles qué esperamos para nuestro emprendimiento de su parte… Esto lo aprendí a la fuerza trabajando en agencia de publicidad y después de comerme muchas puteadas del equipo de diseño, jiji.

A la hora de elegir diseñadora, a mí me gusta ver el estilo propio que tiene, más allá de lo que yo espero para mi marca. A mi diseñadora (@holamarte) la elegí por su impronta personal, porque sus diseños se reconocen a km de distancia, y porque encontré en ella un diferencial que podía aplicar para mi marca. Obviamente que la parte presupuestaria influye, por eso siempre les recomiendo pedir al menos 3 presupuestos para comparar y evaluar qué ofrece cada uno y hasta dónde llega su alcance.

Si vas a trabajar a largo plazo, delimitar tiempos y formas de pedido es lo mejor que podes hacer para optimizar el trabajo de todos. Yo mando un calendario mensual con mis posteos y Lei me los va mandando semanal o quincenalmente, depende de su inspiración. Algo clave: hay un período de adaptación, obviamente, pero cuando encontraste a tu diseñador soñado en mi experiencia LOS CAMBIOS NO EXISTEN. Yo no soy diseñadora, sé lo que quiero comunicar pero no podría jamás ponerlo en imágenes -por eso contrato a alguien que lo haga-. ¿Vas a la panadería y le decís al panadero cómo ponerle dulce de leche al cañoncito? No se lo hagas a tu diseñador ¡y confiá, que por algo lo elegiste!

Y si tenés miedos decilos, especialmente antes de aceptar un presupuesto. Sacate todas las dudas, todo lo que no entiendas o te parezca chino básico. Y si podés, armate en Pinterest un tablero de inspiración con lo que te gustaría transmitir en tu marca… que no es lo mismo que calcar ni esperar que te hagan lo mismo que llevaste de ejemplo. ¡Si querés diferenciarte de la competencia, no arranques copiando!